Neumáticos de Segunda Mano: un peligro no tan económico para tu seguridad.

Algunos conductores con intención de ahorrarse un poco de dinero en el mantenimiento de su coche, en ocasiones optan por la mala opción de comprar neumáticos de segunda mano. Esta práctica, habitual en épocas pasadas, entraña un grave peligro para la seguridad del coche y supone cada vez menos un motivo de ahorro. Tras la proliferación durante los últimos años de marcas de neumáticos baratos de origen asiático con grandes ofertas, la compra de neumáticos usados cobra cada vez menos sentido.

¿Buscas neumáticos baratos? Descubre nuestras marcas de gama económica. No encontrarás mejor opción a mejor precio.

Muchas empresas de desguace, tras la crisis económica de 2008, encontraron una fuente de ingresos poniendo a la venta neumáticos procedentes de los coches averiados que compraban. Algunos de estos coches, aunque no todos, podían ser incluso coches accidentados.  Obviamente, estas ruedas acostumbran a ofrecerse por precios interesante, pero ¿realmente vale la pena este ahorro?  Lo cierto es que existen fuertes motivos que hacen que comprar neumáticos de segunda mano esté completamente desaconsejado

Motivos por los que no es aconsejable comprar neumáticos usados.

El primer motivo es que no existe una legislación aplicable a los neumáticos de segunda mano que permita determinar cuando son aptos para ser revendidos y montados en otro coche. Esto puede ser un gran inconveniente para el consumidor ya que puede encontrarse completamente desamparado al no existir una regulación al respecto y no contar con ninguna clase de garantía. 

neumaticos usaodos apilados

Por otro lado, existe el inconveniente de la opacidad. Los neumáticos usados que se encuentran en buen estado pueden proceder de diversas fuentes que el consumidor final desconoce por completo. Una de ellas son los siniestros que pueden dar pie a neumáticos que en lo visual y al tacto parecen en buen estado pero que internamente podrían contar con daños estructurales.

Y es que, un neumático en lo externo puede parecer perfecto: bueno aspecto, dispone de un dibujo profundo, es de buena marca… Pero durante el accidente puede haberse visto expuesto a un gran estrés:  altas temperaturas, un golpe fuerte, un asfalto abrasivo… Todos estos condicionantes pueden causar efecto en las fibras de su estructura interna que podrían sufrir deformidades o roturas cuando son montados en otro coche de características diferentes.

Otro motivo para no optar por neumáticos de segunda mano se encuentra en el compuesto de caucho del neumático. Con simplemente verificar el DOT (fecha de fabricación) no es suficiente. Un neumático usado puede haber sufrido un fuerte desgaste por frenazos o haber sido usado en un coche parado durante mucho tiempo lo que también afecta a su estructura interna. Todo esto deforma sus lonas y cubierta haciendo que el equilibrado sea más complicado e inestable.

Finalmente, encontramos el problema de la geometría. Unos neumáticos que han circulado en un coche durante largo tiempo se han adaptado a la forma y al peso de ese coche en concreto. Esto provoca que al montarlo en otro coche distinto, el desgaste provocado por el anterior coche afecte a la estabilidad de los neumáticos en el nuevo vehículo. Obviamente, este fenómeno es inexistente cuando compras unos neumáticos nuevos.

Como conclusión podemos extraer que, sí es cierto que unos neumáticos usados pueden suponer un ahorro, pero la pregunta que deberías hacerte es ¿a qué precio?

En la actualidad existe una amplia cantidad de marcas de neumáticos económicos con magníficos precios que siempre serán una mejor opción a un neumático de segunda mano. ¿Quieres neumáticos baratos a precios imbatibles? Encuéntralos en el “Buscador de Neumáticos” de El Paso 2000.